13 octubre, 2012

En 150 palabras: El pajarito Chempo.

Las palabras de la semana: Mar, pensamiento, reloj.
Cuando el reloj marca cada día las 7 de la mañana el pajarito Chempo recibe: agua fresca, alpiste tostadito, y la visita de otros pajaritos que se aproximan al balcón para comer el alpiste que se cae de la jaula de Chempo. 

– ¡Hola! ¿qué hicieron ayer?- pregunto Chempo una mañana -fuimos a planear con la brisa cálida del mar- respondieron felices los pajaritos.

 -¡Chempo! ¿cuándo podrás ir con nosotros?- preguntaron a su vez los pajaritos -yo nunca he visto el mar, nunca estado fuera de esta jaula- contesto Chempo con la voz quebrada. 

¡Pasaron muchos días...! hasta que una mañana, Chempo escucho a la más pequeña de los tres hermanitos del hogar decir –¡mamá vamos a dejar libre a Chempo! escucha como canta cuando los otros pajaritos lo visitan-  y ¡fue un día especial, los barrotes se abrieron! y Chempo quedo libre para hacer su pensamiento diario realidad ¡ver mar!.
- y fin-

¡A inventar cuentos!

Saludos afectuosos,
Andreína.-


18 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Si a mi también me gusto!!! Ademas que la palabra "chempo" les quedo a mis hijos de la película de Mula, y cuando les conté el cuento se reían cada vez que decía CHEMPO....pero al final me dijeron tan "cortito" :)
      Gracias por visitarme
      Saludos afectuosos,
      Andreína.-

      Eliminar
  2. Qué bonito!! Todos los pájaros deberían ser libres y volar donde quisieran a ver sitios tan maravillosos como el mar, o las montañas, o los monumentos de las ciudades.
    Y también, los niños y mayores deberían poder gozar de esa libertad para crecer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, siento mucha tristeza al ver un pajarito encerado y quiero que mis hijos sepan que eso no esta bien ;)
      Saludos,
      Andreína.-

      Eliminar
  3. Qué bonita historia. Ojalá todas las personas tengamos esa libertad de la que disfruta el pajarito, Chempo, qué bonito. Enhorabuena. Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La libertad es buena, nos ayuda valorar lo mejor de todo!!!.
      Saludos muy afectuosos,
      Andreína.-

      Eliminar
  4. Que bonita historia con final feliz para chempo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, mis hijos quedaron encantados (siempre le cuento a ellos las 150 palabras antes de escribirlas) por eso trato que los cuento siempre tengan un buen mensaje ;)
      Saludos,
      Andreína.-

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Gracias, estos de las 150 palabras es inspirador!!!
      Saludos,
      Andreína.-

      Eliminar
  6. Me encanta!!!! Mi abuelo tiene uno también... Pero ese pájaro aunque le abra la jaula se queda... lo tienen mimadisimo, y al ser mayorcete tb,,, este ya se queda ahí... con mi abuelo :)

    besos... precioso de verdad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, ja ja es que el sabe que afuera deberá comenzar todo de nuevo ;)
      saludos afectuosos,
      Andreína.-

      Eliminar
  7. Precioso!! Me ha gustado mucho, ojalá todos consiguiésemos finalmente ser un poco más libres ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si en todos los sentidos ;)
      Saludos muy afectuosos,
      Andreína.-

      Eliminar
  8. Pero qué observadora y libertaria la niña del cuento!! ojalá todos nos diéramos cuenta de soltar cuantas amarras ponemos a quienes nos rodean sin saberlo. Muy instructivo tu cuento, y muy bonito también. Me gustó mucho. Felicidades. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, es verdad muchas veces sin querer nos amarramos y amaramos a otros ;)
      Saludos,
      Andreína.-

      Eliminar
  9. que bonito!! me ha encantado. la verdad que yo tambien soy partidaria de que los pajaros sean libres, para eso nacieron y para eso tienen las alas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Libres como el viento...!
      Saludos afectuosos,
      Andreína.-

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario!