Receta de "Colonial Spoon Bread"

Labrando un HOGAR
Hace días mi esposo debía llevar algo para una comida compartida en su lugar de trabajo, para ello había una lista de cosas de la que cada quien debía escoger para llevar, todas las cosas fáciles estaban ya elegidas (vasos, gaseosas, servilletas….:) ) así que el escogió lo que supuso era más fácil después de esas cosas. El leyó “Spoon Bread” (literalmente pan de cuchara) y nada, pensó -esto debe ser algo como pancitos tipo bocado que se compran en cualquier supermercado para mojarlos en alguna salsa o para acompañar el plato principal- pero no, resulta que al buscar por internet encontró que es un plato de comida horneado que data de la época de la colonia en los Estados Unidos y que parecía llevar una complicada elaboración. Por cierto, yo lo deje solo en la cocina y me fui de puntillas a hacer otra cosa ¡nadie lo manda a no averiguar bien en que lista se anota!

Pero ni modo, había que cumplir. Por suerte teníamos en casa casi todos los ingredientes adecuados, así que después de poco menos de dos horas, la mayor parte de la cual él la paso buscando la que parecía ser la receta más “original” (recuerden que es un plato colonial, años 1600 / 1700) y sencilla,  pudimos tener un Spoon Bread mediano para llevar al día siguiente… que degustamos enseguida para juzgar si era comestible la cosa.

Para hacer el Pan de Cuchara Colonial se necesitan estos ingredientes:
  • ¾ de Taza de leche
  • ¾ de Taza de agua
  • 1 Cucharada de mantequilla
  • 3 huevos
  • ½ Cucharada de polvo de hornear
  • ¾ de Taza de harina de maíz
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de azúcar
En las recetas estadounidenses se encontrara “cornmeal”, donde nosotros usamos harina de maíz amarilla como la de hacer arepas. En todo caso, traten de contar con una harina de maíz que no sea demasiado fina, sino un poquito gruesa. Naturalmente, en tiempos de la Colonia era harina hecha del maíz molido en molinos a veces improvisados. Por ello no importa si la harina es gruesa. De hecho, si gustan pueden agregar ¾ de taza de maíz, esto lo hará más rico, pero aumentará el tiempo de horneado, así que ¡pendientes!

Preparación:

Ponga el horno a precalentar a 350 °F. Aparte, en una olla a fuego medio vierta la leche, el agua y agregue la mantequilla. Mientras esto se va calentando poco a poco hasta llegar al punto de ebullición, en un bol aparte se mezclan los tres huevos con el polvo de hornear y se reserva. Volviendo a la olla: cuando la mantequilla esta derretida, agregue la harina de maíz y mezcle; vera que se hace una pasta espesa, agregue la sal y el azúcar, baje el fuego y continúe mezclando por un par de minutos. Retire del fuego y deje reposar y enfriar. Es importante no agregar el contenido del bol (huevos y polvo de hornear) a la olla hasta que la temperatura de la pasta formada sea menor a 165 °F pues, por encima de esa temperatura lo que obtendríamos… seria huevos revueltos con pasta de harina de maíz… En cambio, si esperamos, al combinar las dos cosas en la olla tendremos una mezcla homogénea a la que podríamos agregar maíz en grano. Luego de mezclar todo muy bien, lo colocamos en el envase para hornear por unos 25 a 30 minutos. Para saber si está listo, debemos ver que este dorado en la superficie y además que un cuchillo clavado en el centro salga limpio.

La cantidad de ingredientes mencionada da para picar unas 5 porciones generosas.

¿Cómo comerlo? ¡Cómo les provoque! Alejandro Papá vio que en el trabajo se lo comieron como una pequeña rebanada, un acompañante más de un plato con otras comidas. En casa lo hemos comido recién sacado del horno, caliente aun, con mantequilla y queso mozzarella encima para que se derritiera… hemos visto que también sugieren comerlo con mermelada e incluso que en vez de maíz le colocan otros vegetales al momento de preparación.

Labrando un HOGAR
Labrando un HOGAR
A mí me pareció que la primera versión no quedo tan rica porque usamos bicarbonato de sodio como sustituto de polvo de hornear, pero ya las próximas veces usando polvo de hornear ha quedado muy muy rica. Y como quedo bien, lo compartimos. Las fotos, son de la segunda vez que lo hizo, una mañana de domingo. Para ustedes aquí está la receta del pan de cuchara de mi esposo :) Por cierto, no les dije el por qué del nombre: “spoon bread”… porque parece un pan, pero su consistencia es tal que debes comértelo con una cucharita. ¡Cosas del Folklore!



Saludos,
Andreina y Alejandro.



11 comentarios:

  1. Una receta que desconocía. Se parece a la sopa paraguaya en donde la harina de maiz (polenta) es la base de la preparación.
    Beso desde Argentina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Norma, si tiene mucho de sabor "latino Americano" a nosotros nos pareció que tiene un sabor parecido las Cachapas Venezolanas... Un beso muy GRANDE y gracias por venir :)

      Eliminar
  2. Ohhhh pues si que queda esponjoso si, si se ha de comer hasta con cuchara, jajaja, me parece que lo probaré :P , me ha gustado la sencillez de los ingredientes que lleva
    Besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es muy suave y como ves los ingredientes no son solo sencillos sino también nutritivos, yo pienso que el solo es una comida completa.
      Besos para ti :)

      Eliminar
  3. De estas "suertes" Lol se sacan cosas buenas, porque el pan se ve muy delicioso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, ahora queremos comer una vez a la semana -por lo menos- :)

      Eliminar
  4. Ese nombre de la receta me parece genial y super interesante. Además, se ve rico.

    ResponderEliminar
  5. Se ve delicioso, ideal para acompañar el cafecito o el lonchecito como decimos en mi país, gracias por la receta ;)

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué bueno Andreína! Lo que me he reído con la confusión de tu marido. Menos mal que fue consecuente y se trabajó la receta jajaja.
    Tiene muy buena pinta, me voy animar a hacerla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, si viste las cosas que le pasan a nuestros esposos por flojos ja ja ja, pero nada ganamos una nueva receta que a todos aqui nos gusto.

      Eliminar
  7. Jajaja yo también me he reído mucho mientras leía, no sé por qué pero intuía que iba a pasar algo así, jaja...es muy de hombres, jaja pero como dices habéis ganado una nueva receta, eso es fabuloso y además tu esposo aplicado haciendo la tarea que se autoencargó, jaja
    Un beso hermosa familia, me encantannnn!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!