En el Camino: Me pueden llevar a Mount Vernon cualquier día

Texto e imágenes por Alejandro papá.

Si se encuentran por casualidad un día al sur de Washington D.C. sin nada planeado … vayan a Mount Vernon con los ojos cerrados.

¡Hola de nuevo! Hace algún tiempo, aquí les contábamos de algunas de las cosas que se pueden hacer en la capital estadounidense aun disponiendo de pocas horas. Esta vez queremos decirles que, al Sur de la ciudad, sin haber salido aun realmente de lo que los geógrafos llaman la “conurbación”, se encuentra Mount Vernon, la residencia de George Washington, quien la adquirio en 1754.

Es una hermosa finca, que en la época fue una plantación altamente productiva y eonomicamente autosuficiente, al punto de llegar a exportar diferentes productos. Hoy en día es un museo viviente y, sobre todo -en mi opinión- un aula abierta y un oasis de paz. Allí paso muchos años de su vida –antes y después de la guerra de independencia- el jefe del Ejército Continental y primer Presidente de la Nación. Falleció en la mansión en 1799, y sus restos descansan en un mausoleo aquí mismo, junto a otros miembros de la familia.

Se entra a través de un edificio moderno con diversos servicios, sala de exposiciones y, como no falta nunca en Estados Unidos, tiendas de regalos alusivos al sitio, su dueño original y la época. Una vez pasada esta suerte de alcabala, se continúa caminado por un sendero de jardines que eventualmente da al frente de la casa principal.

Una visita, solos o en familia, a Mount Vernon, puede ser tan corta o tan larga como quieran. Dentro de la casa principal, no hay oportunidad de quedarse mucho pues los tours de la misma son exclusivamente guiados, sin poder tomar fotos de la parte interna, como es usual en muchas casas antiguas originales; pero en los extensísimos jardines de la propiedad podrían pasar fácilmente más de medio día.

Comentaba que es un museo viviente, pues entre otras cosas, en el valle junto a la rivera del rio, podrán apreciar ejemplos de los sembradíos de la época de George Washington, así como el taller de los pescadores, la carpintería, la granja, etc. Las ovejas y carneros, les encantan a niños y grandes pues se dejan tocar y alimentar.

Uno (de muchos) datos curiosos sobre Mount Vernon es que, a pesar de la importancia histórica del sitio, el mismo no ha sido conservado desde siempre en su estado original, ni fue patrimonio nacional “automáticamente” al fallecer Washington. En realidad, permaneció en manos de la familia y cayó poco a poco en el abandono. El que se pueda conocer hoy en día, restaurado y bien mantenido, es gracias a que a mediados del siglo XIX fue comprado por una fundación privada que hasta el día de hoy lo administra, la Mount Vernon Ladies’ Association, quien lo adquirió en 1858, debido a que les preocupaba el estado de decadencia en que había caído la hacienda. A partir de 1860, Mount Vernon fue abierto al público.


Decíamos al principio de estas líneas que podían ir a Mount Vernon si andaban por la zona y no tenían nada planeado, pero, a decir verdad, este histórico pedazo de terreno bien vale una visita dedicada.

Y para ello, pueden encontrar información detallada para planificar la visita aquí.

Otra cosa a tener muy en cuenta: Mount Vernon está en el estado de Virginia, límite con Maryland; en plena zona templada. De manera que las 4 estaciones se viven plenamente y cada una tiene sus requerimientos de vestimenta que es conveniente tomar en cuenta. Por ejemplo, estas fotos las tome un mes de Junio, y ese día estaba haciendo un calor de casi 30° Centígrados... pero se alternaba llovizna y sol, así que había mucha humedad. Si no hubiera sido por algo de brisa que soplaba desde el rio Potomac en ocasiones, hubiese sido algo desagradable.



Como hemos dicho antes en otros posts de viajes en Labrando un HOGAR: paciencia, y dejen mucho espacio para improvisar. Al final del día, la idea es pasarlo bien e ir de acuerdo al ánimo del grupo familiar. Cuando exploras una ciudad o lugar desconocida para ti, todo es nuevo y de todo aprendes ;)


¡Hasta el próximo paseo! Un gran saludo,
Alejandro R



9 comentarios:

  1. Eso está hermoso ahí y tan histórico .Me encanta. Tengo que planificar una visita para allá con mis hijos antes que crezcan y se me vayan.

    ResponderEliminar
  2. Esta divino el sitio y la arquitectura me encanta. Típica de la época. A planificar una visita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no es lo único que hay, en pocos Km (y horas) a la redonda hay un sin fin de cosas que ver y hacer.

      Eliminar
  3. Me acabar de dar una idea para nuestro próximo viaje en familia. Gracias! Me encantan los lugares historicos. Que bellas fotos tomastes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias! El sitio se deja retratar. Fue dificil seleccionar las imágenes para que no fueran tantas y se recargara la entrada.

      Eliminar
  4. Hermoso lugar, me queda relativamente cerca y no he ido. Hermosas las fotos! Que lindo es cuando además de conocer un lugar bello se aprende. Fantástico viaje!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi fue, mucha historia concentrada en una zona relativamente pequeña. Gracias por pasar por acá.

      Eliminar
  5. Gracias por el tip, desde hace semanas ando con la idea de planear un viaje con mi familia para Washington para el año que viene, así que me cayó como anillo al dedo.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!