04 noviembre, 2015

En el camino: Qué hacer en 30 horas en Washington D.C. con niños




Texto e imágenes por Alejandro papá.


La respuesta es ¡qué no hacer! Porque la capital de los Estados Unidos tiene muchísimas opciones para todos los gustos.

¡Hola de nuevo! Después de unos tres meses de paréntesis, Andreina y yo nos hemos estado animando mutuamente a retomar muchas actividades, entre ellas justamente escribir en el blog. Y decidí por mi parte arrancar contándoles parte de un gran viaje que hicimos hace un año, a mediados de octubre de 2014. Fue un viaje muy importante por lo extenso y por el gran cambio que ha implicado en nuestras vidas: en tren desde Miami a Chicago, para terminar llegando en carro a Madison, Wisconsin, nuestro actual hogar. En cierta forma al recordarlo hoy, quiero festejar que tenemos ya un año acá, un año positivo en muchos aspectos.

Tuvimos que hacer una escala interesantísima de unas 30 horas en la ciudad de Washington, pues hasta allí llegaba el tren que nos llevó desde Florida, temprano en la mañana y del mismo lugar salía la tarde siguiente el que nos dejaría en Chicago. 

De manera que aunque deseosos y necesitados de estirarnos y descansar, no quisimos dejar pasar la oportunidad para conocer aunque sea una partecita de esta, una de las grandes capitales del mundo.

Y ya con los primeros rayos del sol empezamos a deleitarnos pues reconocimos desde el tren, nada menos que el Capitolio, aunque la cúpula de este no se podía apreciar en todo su esplendor porque para la época estaba siendo sometida a trabajos de restauración, tal como vemos en la imagen del encabezado.

Minutos después llegamos a la estación central de trenes, en pleno centro de la ciudad: Union Station, una joya de edificio completada en 1908 en estilo Beaux-Arts. Ya teníamos una reserva de hotel, y tomamos un taxi para facilitar el movernos con el montón de equipaje (¡recuerden que nos mudábamos de estado!).
Union Station
Nuestro hotel estaba en la zona de Rosslyn, y para dirigirnos hacia allá el taxi tomo una vía expresa que nos pasó por un lado del Jefferson Memorial, y luego, después de cruzar uno de los puentes sobre el rio Potomac, ya en el suburbio de Arlington, vimos parte del Pentágono, así como también del Cementerio Nacional de Arlington, e incluso el Marine Corps War Memorial que es el monumento que reproduce la clásica foto que se tomó de los infantes de marina colocando la bandera en Iwo Jima, en la II Guerra Mundial.

Jefferson Memorial
Desayunamos, dormimos todos un rato y luego de una ducharnos y cambiarnos salimos a explorar. Tomamos el Metro hasta la estación de McPherson Square y desde allí caminamos hacia la Casa Blanca. Esta es una opción muy conveniente, pues con sus 91 estaciones en 6 líneas, te lleva a casi todas partes del Distrito de Columbia (la "DC" que sigue a Washington), y a partes del estado de Virginia. A los niños les encanto el metro, pues tenían más de un año -desde que salimos de Caracas- sin viajar en tren subterráneo.

A todos nos encantaron los edificios gubernamentales más antiguos, así como otros de instituciones internacionales, como la OEA (OAS, por sus siglas en ingles).

Lado Norte de la Casa Blanca

Eisenhower Executive Office Building

Sede de la Cruz Roja Americana

Sede de la O.E.A. (Organización de Estados Americanos)


Por ser una zona no solo de mucho movimiento turístico sino comercial y de gobierno, hay múltiples opciones para comer, así que hicimos un almuerzo ligero a dos calles de la Casa Blanca.

Luego de la comida, caminamos un rato mientras pensábamos en cual museo pasar la tarde y nos decidimos por el National Museum of Natural History, o Museo Nacional de Historia Natural, una de las varias partes de Smithsonian, una institución que agrupa 19 museos y galerías.

Museo Nacional de Historia Natural

Allí vimos desde ¡cráneos de T-Rex! a tótems de los indios del Pacifico Noroeste, pasando por animales disecados –y magistralmente mostrados- de prácticamente cada medio ambiente del planeta, hasta increíbles muestras de minerales naturalmente fluorescentes y rocas pulidas por glaciares. Pero lo que más nos llamó la atención fueron los pequeños animalitos vivos, como vemos abajo.



Las mariposas estaban libres en un salón especial, el Live Butterfly Pavillion, donde había tantas y tan variadas que si te quedabas quieto un instante venían literalmente hacia ti.

Luego de casi tres horas explorando el Smithsonian de Historia Natural, salimos –solo porque ya iban a cerrar- y estuvimos un ratito descansando en The National Mall, el gran boulevard gramado de dos millas de largo entre el Capitolio y el Monumento a George Washington, que es el Obelisco. 

En el National Mall, con el "castillo" del Smithsonian a la derecha
Dos ángulos del Obelisco, que es el Monumento a George Washington

Pensando en que faltaba poco para oscurecer, empezamos a caminar en la dirección general de nuestro hotel, con la intención de ver todo lo que pudiéramos encontrar en el camino. Y esto fue lo que encontramos:

En primer plano, el Monumento a los Veteranos de la II Guerra Mundial; al fondo el Lincoln Mermorial


Después del Monumento a Washington, en dirección al rio Potomac, se encuentran varios monumentos dedicados a los veteranos de guerra, y el Lincoln Memorial. Este nos impresiono no solo por su belleza sino por el significado de la figura del presidente Lincoln para los Estados Unidos, que Alejandro hijo nos contó con mucho detalle aun antes de entrar pues hacia poco lo había estudiado en la escuela; de hecho nos dijo que era su presidente preferido, entre los que ha visto ;)

Lincoln Memorial, cayendo la noche

La estatua de Abraham Lincoln, el presidente que Ale hijo mas admira
Al caer la noche y apretar un poquito el frio, al que no estábamos acostumbrados después de 11 meses en Florida… decidimos que ya era hora de prepararnos para el día siguiente y empezamos a regresar al hotel. Pasamos por la agitadísima zona de la Universidad George Washington, en el vecindario de Foggy Bottom, y luego de comprar frutas, pan, queso, jamón y jugo de frutas, nos fuimos al hotel desde la estación del metro del mismo nombre.

En la zona de Foggy Bottom . Tenemos una foto parecida en Cambridge...
¿sera que alguno de los dos asistira a GWU o Cambridge? :D

Boulevard en Foggy Bottom

Este cartel me llamó la atención pues estaba en una estacion del Metro!
Aun bajo tierra aquí son importantes las fronteras administrativas...
Luego de comer, ¡caímos como piedras! Y al día siguiente solo nos dio chance de desayunar, empacar e irnos a la estación con bastante tiempo de anticipación pues era día se semana y no tenía idea de si el trafico nos podía retrasar. Ni de broma queríamos perder el tren… aunque había un consenso generalizado de que si nos dejaba un tren en esa ciudad, no sería tan malo y pasaríamos la tarde el National Air and Space Museum, también de Smithsonian J

Pudimos explorar la estación, que como les comentaba arriba es una joya, miren por ejemplo estas otras imágenes:

Union Station. Según un poster que vimos, más de 120.000 hojas de oro de 24 quilates se usaron en la restauración del techo

Hasta que llegó la hora de partir, y nos embarcamos para el tramo final del viaje a otra etapa de nuestras vidas. Etapa esta, que continúa hoy.

Y tras 30 horas llenas de nuevas experiencias, seguimos el viaje a nuestro nuevo Hogar
A continuacion les comentamos 5 Puntos Clave que Labrando un HOGAR recomienda tener en cuenta para pasarla en grande con la Familia, aun si tienen pocas horas disponibles en Washington D.C.:
  • Arreglen su estadía antes de llegar, y consideren los tiempos de viaje desde su lugar de entrada a la ciudad (Aeropuerto Nacional o Internacional, o Union Station, si llegan en tren; o estaciones de autobús), hasta su lugar de posada. O, si llegaron en su auto, desde el hotel, hasta los lugares de interés que quieren ver y de vuelta al hotel. Aquí pueden encontrar recursos para ese cálculo: http://www.wmata.com/
  • Dense un tiempo adecuado para reponerse del viaje y también para prepararse para continuarlo, aun si eso significa “sacrificar” tiempo de paseo.
  • Estando con niños, siempre habrá que considerar la necesidad de contar con al menos tres cosas: meriendas o snacks, bancos para sentarse a descansar un rato y ¡baños! Todos los monumentos nacionales y museos tienen abundantes lugares con esos tres elementos. En cuanto a una comida más completa, por ser Washington D.C. una ciudad grande, pues hay casi infinitas opciones de restaurantes bien sea de sus cadenas favoritas y/0 -por supuesto- independientes y locales. Un buen primer paso de planificación, antes de ir a las webs comerciales, puede ser entrar en la oficial del gobierno de la ciudad: http://dc.gov/page/visitors-resource-center
  • Traten de hacer un balance entre las cosas que quieren ver ustedes, papás y mamás, y lo que quieren ver los niños. Si los intereses de todos se conjugan, ¡perfecto! Si no, pues tocara negociar. No es una mala idea que los adultos se informen un poco antes de ir y les comenten a los niños en dos líneas, justo tal y como si se tratara de un ejercicio de ventas, qué hay de asombroso en un lugar. Muchas de las atracciones son gratuitas. Pueden encontrar información de lugares individuales o de varios juntos en un solo sitio web; tres ejemplos: 
               http://www.unionstationdc.com/
               http://www.mnh.si.edu
               http://www.si.edu/
  • Y, last but not least!: paciencia, y dejen mucho espacio para improvisar. Al final del día, la idea es pasarlo bien e ir con el ánimo del grupo familiar. Cuando exploras una ciudad desconocida para ti, todo es nuevo y de todo aprendes ;)


¡Hasta el próximo paseo! Un gran saludo,
Alejandro R


NOTA: pueden ver un poco más de las fases este gran viaje aquí; y algo del por qué estuvimos algo inactivos en el blog acá.

10 comentarios:

  1. Que bonita experiencia y gracias por los tips!

    ResponderEliminar
  2. Sin dudas hay de todo para hacer, que lindas las fotos, detallan muy bien esta experiencia tan linda de su viaje. Bienvenidos, un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Justo un grupo de blogueras estuvimos hace un par de semanas en una Conferencia y visitamos un par de lugares que mencionas, pero quiero regresar con la Pequeña, muchas gracias por la información, realmente me va a ser muy útil para regresar con la family. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Yo también quiero regresar! es muy bonito y nos faltó mucho que ver :)

      Eliminar
  4. A mi me fascina Washington D.C.! Estoy loca por llevar a mi nené a los museos que tienen porque realmente son majestuosos! Realmente hay para hacer un sin fin de cosas en un lugar lleno de historia!

    ResponderEliminar
  5. Que lindo, a mi me encanta esta ciudad, hace poco estuve alla y todo es precioso, espero volver pronto como cada año!

    ResponderEliminar
  6. Me viene bárbaro porque estoy pensando en llevar a la familia por un día o dos, ya que fui hace poco y me gustó mucho! Saludos :)

    ResponderEliminar
  7. Un viaje estupendo. Me encanta leeros de nuevo, familia!

    ResponderEliminar
  8. DC es uno de mis favoritas lugares en los estados unidos...Hay tanto que ver! Con los museos y los edificios es magnifico!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!