Dejamos Miami


Este es un resumen informativo para contarles donde estamos y por qué no daba señales de vida desde hace semanas. Lo hago más que nada por respeto a  todas esas personas que están pendientes de nosotros y se preocupan cuando paso mucho tiempo sin escribir.

Ya tenemos varios días que dejamos Miami Beach y nos acurrucamos como pingüinos (a esperar el invierno) en la sala de la casa mi cuñada, donde además viven su esposo y sus dos inmensos y negrísimos gatos, en Madison, Wisconsin, muy al norte de Estados Unidos.

Fue un viaje de 3 días en tren con escalas en Washington D.C. y llegada a Chicago. Así que tengo miles de cosas que mostrar y contar, pero voy a ir poco a poco porque en las últimas semanas no he tenido mucho tiempo para escribir en el blog ni en las redes sociales, por los muchos cambios que han venido con la mudanza. Por ejemplo: he comenzado un curso de inglés gratis en el Madison Area Technical College; Ale papá ha estado aplicando a trabajos y ahora está en los procesos de entrevistas/exámenes;  también entre todos los adultos estamos buscando un lugar para vivir, con límites estrictos de presupuesto. Este tiene que ser un lugar de 3 habitaciones (las leyes de la ciudad exigen que debe haber un dormitorio por cada dos habitantes de la casa) y lo más difícil, convencer a los propietarios que aunque no tenemos un historial  de crédito en este país, somos responsables y vamos a cumplir con los pagos de la renta.

Algo en lo que ocupo gran parte de mi tiempo es en  mantener a los niños silenciosamente entretenidos pues las reglas sobre el ruido son bastante estrictas aquí, pero es difícil porque estamos viviendo en una casa de más de 100 años ¡que cruje con cada paso que damos!... es una cosa de película. La casa, su historia, los ruidos que hace y que uno le hace hacer. Pero nada, aun dando gracias en silencio y de viva voz muchas veces al día porque aquí estamos juntos, con alimentos, sanos y bajo un techo a una temperatura que cada día baja más.

La temperatura y los colores de aquí seguro serán temas recurrentes en próximos posts pues ¡nunca habíamos vivido el otoño ni el invierno! Solo Alejandro papá los conocía, pero los vivió hace mucho y por poquitos días. El resto de nosotros no, y aunque aún no ha caído una nevada en serio (solo un día con un poquito de escarcha y otro con un poquito de nieve que se derritió enseguida),  yo jamás había sentido tanto frío en mi vida.

Es muy cómica la expresión de angustia, desaliento e incomprensión que ponen los locales cuando les decimos que llegamos hace menos de un mes de Miami, para quedarnos… ¨pues si, en esta época nos vinimos, si… todos nos han dicho que hace frío, pero aquí estamos¨… JAJA.

Ahora ya puestos un poquito al día de donde estamos, y más o menos de cómo estamos. Voy a decirles  que la razón principal por las que dejamos Miami fue económica, nuestros ahorros llegaron al punto mínimo y no podíamos seguir sosteniendo a nuestra familia en una zona donde la gente gasta su dinero haciendo turismo. Así que con la decisión tomada y con el boleto financiado por mi cuñada y su esposo dejamos nuevamente un lugar y muchas cosas, una vez más, en menos de un año.

Creo que ¡esto resume lo que me tiene alejada de las teclas que tanto amo! más adelante voy a contar como fue el viaje en tren, como ha sido nuestra corta pero productiva estadía en Madison, y que esperamos en el futuro.

Las imágenes que muestro a continuación son de lo hicimos el último día  en Miami:


La mañana de un largo domingo cuando Ale papá tuvo que salir a la sala de emergencias por un dolor, los niños y yo nos quedamos limpiando y recogiendo la que fuera nuestra habitación por casi un año.

y por la tarde sin haber terminado aun de empacar, subimos con los vecinos/amigos para una despedida muy emotiva  que nos habían preparado.



Un beso y muchas muchas gracias por visitarme, leerme y perdonarme mis ausencias ;)
cariños Andreína.

10 comentarios:

  1. Les mando un abrazo muy grande Andre. Que pronto las cosas estén más estable y que el invierno no sea tan rudo. Yo te escribo con los dedos tiesos de frío, buscando también casa, esta vez de nuevo en la ciudad, para mudarnos.
    Muchas cosas buenas para ustedes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRACIAS!! Vero se veía todo tan bien en el campo, pero nada seguro tendrán sus razones para ir de nuevo a la ciudad.
      un beso para ustedes :)

      Eliminar
  2. Hola Andreina!!!
    Yo te echaba de menos, estaba pensando que te podía pasar para que no escribieras.
    Ahora que lo sé sólo decirte que trates de disfrutar ese lugar en donde te encuentras. Disfruta mucho de las estaciones frías, de sus colores, sus olores y sensaciones.
    Seguro que pronto estaréis instalados en una nueva casa con vuestros hijitos.
    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRACIAS!! Yo pase por tu blog y vi que tienes un montón de post buenos para leer, los vi pero no pude dejar comentario...

      ME ENCANTAN TUS CONSEJOS.
      Un beso a ustedes también.

      Eliminar
  3. Hola Andreína :¡Te comprendo tan bien! Para los que llevamos en las venas sangre emigrante e inmigrante , sabemos de lo que hablas . Pero siempre mantén la calma y la fe , que de todo se sale y se sale reforzado , lo importante es que estáis juntos compartiéndolo todo .
    "Disfruta" del otoño y del invierno , sus colores rojizos , y de la nieve . ¿frío? Jaja, ¡Dímelo a mí!.
    Sois una hermosa familia y dentro de un tiempo todo esto será recordado como una aventura más de vida.
    Te envío un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRACIAS!! Si estamos juntos y con comida eso es algo por lo que debemos dar gracias. Tenemos muchas esperanzas de que todo va salir bien y siempre son bienvenidos los buenos deseos :)

      Eliminar
  4. Ay, amiga, te leí el otro día, y me dio un poco de pena que abandoneis Miami, un lugar que me ha parecido ideal para tu familia. Se abre una nueva etapa, y seguro que será tan bonita como la esperáis.

    Besos especiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Martha hola! te cuento que Miami siempre fue para nosotros algo pasajero, el estilo de vida de esta ciudad no es para nosotros, aunque estoy segura que volveremos a la Florida en algún momento para vacacional :) No te preocupes!! hoy te digo que ME ENCANTA MADISON!!

      Eliminar
  5. La verdad es que tu historia me hace mucho recordar a la mía, cada vez que te leo en el sentido de mudanza fuera del país me siento reflejada. Entiendo perfectamente lo de los costos, para nosotros tampoco ha sido fácil, hacer un poco de sacrificio al principio ¿cierto? vamos a ver como sigue todo este camino. Me alegro muchísimo que se hayan establecido en un lugar mucho más accesible a sus necesidades, por ahora, y donde predomina el inglés, además del frío. Así que hay que buscarle el lado positivo, vivirán intensamente las estaciones del año, algo que nosotras no disfrutamos de niñas y tendrán un segundo idioma desde ya. Mucha suerte en esta nueva etapa en EEUU. Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias tocaya :) así mismo es, lo bueno es que estemos bien y juntos, lo demás llega solo :)
      un beso muy grande y suerte para ustedes.

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario!