Venezuela ¡esta vez NO VOTO! “Elecciones” del 20 de mayo 2018

Foto de 2004, después de firmar contra Chávez en el Referéndum Revocatorio.

Después de algún tiempo vuelvo a escribir, y no puedo hacerlo en una nota alegre. 

Mi primer voto pude hacerlo en 1998, con la emoción de la novedad, y algo alarmada por la alternativa. Este fue para apoyar a Henrique Salas Römer, que infelizmente no gano. Luego de esto seguí votando cada vez que había elecciones en Venezuela y siempre mi voto fue a favor de las que consideré auténticas representaciones democráticas. Es decir, en contra de Hugo Chávez o sus candidatos, aunque fue evidente que las elecciones en Venezuela después del 1998 siempre fueron manipuladas de una u otra forma para perpetrar en el poder a Chávez. 

Pero este 20 de mayo de 2018 NO VOY A VOTAR. 

Habrá elecciones nuevamente en mi país y he decidido NO VOTAR. Es cierto, no puedo hacerlo porque no se nos permite estar allá o en cualquier lugar que sea considerado territorio venezolano (embajada o consulado). Pero si pudiera estar en mi Venezuela, me quedaría en casa como forma de protesta pacífica contra lo que considero un fraude y una estafa. ¿Por qué esta decisión? Tratare de sintetizar lo que pienso al respecto: 

  1. Los dirigentes de oposición que serían altamente apoyados por los venezolanos en estas elecciones están inhabilitados políticamente (impedidos de participar), presos o exiliados. 
  2. No creo en el organismo electoral de Venezuela “Consejo Nacional Electoral” (CNE) 
  3. El gobierno MANIPULA, SOBORNA, COMPRA, AMEDRENTA a los electores. 
  4. No se les permitió a algunos partidos políticos de la oposición -los más grandes- participar. 
  5. Esas elecciones NO TIENEN GARANTÍA de verdaderas instituciones internacionales. 
  6. Muchos países democráticos no reconocen como legitimas estas elecciones. 
  7. Quienes tienen el poder en Venezuela pretenden, según ellos, relegitimarse. Después de negarse a recibir ayuda internacional en forma de medicinas y/o comida, porque -según afirman- el país tiene los recursos necesarios (¿y por qué entonces los supermercados vacíos y pacientes protestando frente a los hospitales públicos para obtener tratamiento?). 

¿Por qué habríamos de creerles ahora? 

Lamentablemente en lo que va de siglo, en Venezuela ha sido difícil saber -hasta ahora- lo que pasara. Se ha convertido en un país impredecible, y el “gobierno” cuando ya pensamos que llegamos al fondo, al llegadero, hasta ahora siempre ha encontrado la manera de sorprendernos negativamente. 

¿Qué ocurrirá después del 20?... solo Dios lo sabe. No quiero asomar teorías. Simplemente pido que la violencia no se haga presente una vez más. Y que mi Venezuela pueda empezar a sanar, aunque sea un largo camino. Que la plaga del chavismo que la tiene de rodillas, empiece a desaparecer, de alguna manera.


Andreina.


2 comentarios:

  1. Hola Andreina
    Es realmente na situación penosa la que hay en Venezuela, me parece todo tan increíble cuando escucho los telediarios...Lo lamento mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es algo muy duro, no coseguimos como salir de esto.
      Gracias Mayte.

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario!