03 septiembre, 2012

¿Qué hacer con los trabajos de arte de los niños?

Cortesia: Martha Stewart

    Junto con nuestros hijos vienen montones de trabajos de arte que hacen en casa cuando quieren pintar o construir algo, a los que se le suman los que traen de la escuela en los morrales pero ¿cuál criterio usar para salvar o tirar a la basura? ¿y cómo almacenar lo que se queda? 


    En nuestro hogar cada trabajo de arte que hacen los niños recibe un montón de comentarios positivos y después pasan un tiempo exhibidos en la nevera hasta que llega otro para remplazarlo luego van directo a la basura, a menos -claro está- que sean: algo muy lindo creado sin que fuera una tarea de la escuela, o algo realmente especial. Entonces se quedará un tiempo en una caja plástica pero antes es identificado con el nombre del creador y una pequeña descripción del trabajo en sí. Allí estarán un tiempo (hasta que la gran caja se llene), tengan en cuenta que mis hijos tienen las siguientes edades 6,5 y 3 años y la caja nunca se ha llenado. Así hemos estado guardando los trabajos de los niños hasta ahora. Pero ya desde hace tiempo he venido buscando ideas alternativas al método que describo arriba pues los niños crecen y con ellos el volumen y la calidad de las obras ;)

   De las muchas ideas que he visto por allí me he quedado con estas dos me parecieron las que mejor se adaptan a los que yo quiero y necesito: para exhibir he considerado la idea que se muestra en la foto (ver imagen) y a medida que las paredes se llenen, reemplazar por otros nuevos. Si aun después de esto el trabajo es especial para ellos o nosotros, guardarlo en una carpeta por niñ@ y luego unir todos los trabajos para hacer un libro que quedara de recuerdo para el joven artista.

    No importa el tipo de técnica a usar, lo importante es tener claro la cantidad de cosas de la infancia que van a querer cuando comiencen su propia familia en sus hogares. Cuando yo forme mi hogar con Alejandro papá se dieron dos extremos: conmigo llegaron solo un par de tarjetas, fotos o cartas de mi adolescencia y con Alejandro llegaron muchas cajas con recuerdos hasta de la infancia de sus abuelas. Por supuesto, creo que de aquí a muchos años, estaremos encantados de haber mantenido todo lo que se pueda y así tener bien abastecido tan peculiar “museo”.

Cariños a todos,
 Andreína


2 comentarios:

  1. Me ha encantado la idea! Apuntanda :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y desde que escribí esto hasta ahora he visto una infinidad de buenas ideas...voy a recopilar al información para ustedes ;)
      Saludos.-

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario!