26 septiembre, 2012

A la espera de un milagro

Muchos venezolanos vivimos tiempos difíciles en relación a recibir justicia terrenal, les cuento un ejemplo de primera mano.



En el año 2008 decidimos pisar firme para materializar lo que quizá pudiéramos llamar uno de los dos primeros sueños de una pareja casada (el otro, tener hijos, ya lo habíamos alcanzado -2 veces- en ese tiempo) así que a continuación, ya venía siendo hora de concretar el segundo sueño: tener un rinconcito propio donde resguardarnos y poder decir “Este es Mi Hogar”. Fue una ardua y larga búsqueda. Ya antes, incluso sin ninguno de los dos niños, habíamos intentado, visto, sacado cuentas unas cuantas veces.

Eventualmente, después de mucho buscar y ya incluso mudados a otra ciudad diferente a donde empezamos la búsqueda; en mayo de 2008 conseguimos algo en Maracaibo, estado Zulia, al occidente de Venezuela, que se ajustaba a lo que podíamos pagar. Así que con papeles firmados y mucha ilusión durante un año limitando algunos gastos y usando todos nuestros ahorros y algunos que no teníamos en realidad, logramos pagar mes a mes cada una de las cuotas necesarias para cancelar la inicial de lo que sería nuestro segundo sueño cumplido: un apartamento en el piso 3 de la Torre VIII (aunque tercera en construirse y en entregarse, ese era el plan) del Conjunto Residencial Jardines Los Naranjos.
Lo veíamos con mucha ilusión y pensábamos ya lo que podríamos hacer con él. Incluso alguna vez consideramos ir comprando el material para los pisos, pintura, etc. para protegernos un poco de la subida de estos materiales entre la época en que estábamos y cuando nos lo entregaran.
Sin embargo hoy, más de 4 años después, seguimos viviendo alquilados. Vulnerables a que una de las infelizmente comunes tormentas de la economía nos deje sin techo. 
¿Qué paso en el camino desde aquel mayo de 2008? 

Como les decíamos, desde la firma del contrato comenzamos a juntar nuestros ahorros del momento y los futuros para comenzar a cancelar las cuotas mensuales y especiales correspondientes a la inicial del apartamento. El resto, se supone lo pagaríamos con la LPH (Ley de Política Habitacional), un préstamo de bajos intereses que solo se podía obtener una vez estuviera terminado el conjunto residencial en su totalidad para obtener el permiso de habitabilidad y así los bancos dar el crédito. 

En enero de 2009, un mes después de terminar de pagar la inicial, nació nuestro tercer vástago (coincidiendo casi con la supuesta fecha de entrega de los apartamentos según el contrato), y la empresa en la cual trabaja Ale papá en el ramo de servicios petroleros se vio de pronto en una grave crisis económica (pues Petróleos de Venezuela, el cliente más activo, dejo de pagar por los contratos que se habían ejecutado desde el 2008 hasta la fecha), por lo cual se decidió comenzar a prescindir de algunos empleados para sus operaciones en Venezuela. Alejandro papá estaba de vacaciones en esos momentos por el nacimiento de Amanda y cada día, a veces varias veces al día, los compañeros de trabajo lo llamaban para contarle de cada despido… fue espeluznante, en la oficina de nuestra localidad salieron del 50% del personal en un periodo de siete meses. Pasados los días de las vacaciones, Ale papá regreso al trabajo y al cabo de un mes le avisaron que el también iba a ser despedido pero que la ley no lo permitía hasta pasado un año del nacimiento de Amanda, y por eso le daban la “opción” de decidir si aceptaba un especie de compensación por los días de la inamovilidad o se quedaba hasta el año que debía transcurrir para poder ser despedido, decidimos no aceptar el paquete pues si se quedaba estaría recibiendo un sueldo mensual y podíamos seguir contando con el seguro medico (esto lo mas importante en ese momento con tres niños menores de 3 años).

¿Por qué les cuento esto si estábamos hablando de adquirir una casita o apartamento? porque nosotros vivíamos en ese entonces en un apartamento que pagaba la empresa donde trabaja Ale papá… cuando nos enteramos del tentativo/inminente despido fuimos hasta las oficinas de la constructora del conjunto residencial (DESACONCA, ¡ojo con este nombre futuros compradores!) a plantearles el caso pues si Alejandro quedaba sin trabajo ¿cómo podíamos hacer luego para pedir el préstamo por la Ley de Política Habitacional?, ellos nos dijeron que no nos preocupáramos que eso tenía solución y nos expusieron una forma prevista en la LPH para igual optar al préstamo. Pero aun quedaba pendiente otra pregunta que nos tocaba a nosotros contestar: ¿dónde nos iríamos a vivir mientras que ellos terminaban el conjunto residencial? Sin embargo todavía confiábamos que antes de que expirara el año “de gracia” por la situación laboral de mi esposo, contaríamos con la entrega del apartamento. 
Paso que… comenzamos a notar que la fecha de entrega se hacía como más incierta, se veía paralización en los trabajos, y el 12 de mayo de 2010 fuimos llamados a una reunión con la constructora (para nosotros la primera a la que éramos convocados), donde nos exigieron más dinero –que no estaría soportado por el contrato de compraventa sino “prometían” seria deducido del monto restante- y allí a nuestra sorpresa se sumo un miedo que comenzó a correr por nuestro cuerpo, pues hablamos con familias que nos contaron que no era la primera reunión como esa, y que prácticamente habían estado siendo engañadas por la empresa constructora desde hacía mucho tiempo –algunos desde 2006- con presuntas fechas de entrega de la obra que nunca se materializaban. En esa reunión Alejandro y yo decidimos conseguir un registro con los datos de los demás propietarios/afectados, y a consecuencia de este incidente y junto con un gran grupo de familias que ya tenían decidido hacer las denuncias correspondientes, decidimos sumarnos para tomar nuestra primera acción legal para tratar de conseguir justicia terrenal. 

Así fuimos a los “organismos competentes” (eufemismo típico de los noticieros venezolanos), y se hizo entonces una denuncia a la constructora en la institución venezolana de defensa de los derechos del consumidor, conocida como INDEPABIS, por incumplimiento de contrato. Las reuniones conciliatorias que manda la Ley no surtieron mayor efecto y se decidió demandar penalmente a la constructora por estafa. 

Igual fueron meses de trámites diversos hasta que finalmente un tribunal decidió ceder la responsabilidad de la culminación de la obra a los propietarios afectados y al banco que estaba financiando originalmente la obra ¿felices en ese momento? La respuesta: NO… y ¿por qué no?... pues hay un detalle que no les he dicho. 

En diciembre de 2010 cuando se estaba preparando la demanda penal, un grupo de supuestos damnificados por lluvias invadieron nuestras viviendas haciendo eco y alarde de su inclinación políticamente afecta al gobierno venezolano… lo cual sumó otra interrogante a las ya de por si planteadas: ¿cómo sacar a estos ladrones de nuestros hogares?. A las denuncias de incumplimiento de contrato, luego estafa, se sumo entonces la de la invasión. 

Muchas cosas se hablaron entre los propietarios afectados, incluso se llego a considerar la violencia como opción, pero siempre se impuso la razón: los delincuentes son ellos y no nosotros, decíamos; la ley está de nuestro lado, creíamos. ¡Y a veces ha parecido así! Por ejemplo cuando prácticamente ganamos el juicio por estafa a los constructores; o cuando por ejemplo el gobierno nacional dicto unas medidas de expropiación / ocupación / protección (diferentes estatus según cada caso) para diversos conjuntos residenciales en todo el país que estaban afectados por situaciones parecidas de “estafa inmobiliaria”. El nuestro fue uno de ellos. Creo debemos reconocer al Ministerio Público (fiscalía) pues pensamos han llegado hasta donde han podido. Sustanciaron la acusación contra la constructora, lo que se gano. 

Pero lo cierto, independientemente de que algunas, solo algunas, autoridades hayan actuado apegadas a la ley, ya pronto serán dos años y aun los invasores están allí. Hay órdenes firmes del tribunal ordenando el desalojo, el mismo tribunal ha ratificado la orden y otros “organismos competentes”, en este caso autoridades militares ¡no las ejecutan! ¿Acaso porque hacerlo tendría un costo político para el gobierno, cuya cabeza, el presidente de Venezuela, ha dicho que hay que tratar bien a los invasores, "pobrecitos" ellos, que se supone son hermanos venezolanos y quizá sean "damnificados"?...mientras otros quedamos damnificados de nuestros derechos legales :(
En el ínterin, corrimos con suerte de que la situación de la empresa donde trabaja Alejandro papá mejoro (un poquito) y que él se movió de manera de hacerse imprescindible… al menos hasta la próxima crisis. 

Hoy septiembre de 2012 estamos viendo en una ciudad diferente y con tres niños y un trabajo que cuidar, gastando la mitad de nuestros ingresos en alquiler. 

Saludos.- 

Andreína 

Nota: Prácticamente lo único que nos queda es seguir llorando en silencio mientras pedimos un milagro a Dios, pues creo que ni encadenándonos a las puertas de alguna institución pública se solucionaría esto que nos está pasando. Ya hay nefastos precedentes en nuestro país, en los últimos cuatro años o menos, de gente que tomo medidas radicales como esas… y la dejaron morir. Literalmente.

Muchos comentarios de apoyo aquí GRACIAS!

Estos son los verdaderos damnificados que viven en nuestro hogar y esto es lo que hacen...y mas de este caso aquí.


15 comentarios:

  1. se me hace increible q una ley no defienda al consumidor, de estas constructoras q se fuman tu dinero en pipa... increible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si así mismo! yo cada día estoy mas desanimada...este articulo es mi esperanza que alguien poderoso lo vea y se apiade ;)
      Saludos y gracias.

      Eliminar
  2. Lo siento mucho Amiga! Es increible que en estos tiempos estén pasando estas cosas y que tu y otras familias estén pasando por esto aunque en mi opinión personal creo que lo que te esta pasando es una muestra de las muchas injusticias que están sucediendo en tu país! Cada ves que escucho las noticias o escucho hablar a su presidente realmente parece una película, una fantasía. Ya compartí tu post en mis redes! Estarás en mis Oraciones! & solo me queda pedir: Dios cuide a nuestros hermanos Venezolanos!!!

    NAMASTE!
    http://www.mamiholisticaygenial.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que grandes y mas aun sabias tus palabras, Yo igual pido a Dios que todo pase y cada Venezolano pueda salir adelante simplemente con su trabajo y buen comportamiento cívico.
      Saludos.-

      Eliminar
  3. Hola, no te conozco, pero acabo de llorar de rabia, dolor e impotencia de solo leer esta nota tan triste. Lamentablemente esto es parte de la descomposicion social y politica que vive nuestro pais. Donde por intereses egoistas la maldad parece triunfar sobre los mas fragiles. He compartido tu clamor en varios grupos de venezolanos. Un abrazo solidario desde la distancia. Rory

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu solidaridad, creo que es lo que nos queda a los Venezolanos en estos tiempos donde las autoridades no ayudan para nada al que mas lo necesita, solo le ponen un pañito de agua tibia a los problemas que ellos mismo causaron...un GRAN abrazo para ti..
      Saludos.-

      Eliminar
  4. Uff! Sin palabras!!!---Impotencia--- unos de los peores sentimientos sin duda!
    Os deseo mucha fuerza y suerte!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha impotencia la que sentimos mi esposo y yo...hace poco le conté a los niños y ellos ahora hablan de la "casita que nos robaron"...GRACIAS!!! MIL GRACIAS!!!

      Eliminar
  5. Es una verguenza!Mi pais esta igual, mi presidenta se parece cada vez mas a Chavez. Es muy injusto verte a vos y a mi familia y amigos en argentina luchar todos los dias,trabajar honestamente y tener un sueno que es cada vez mas dificil de alcanzar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tienen que permitir que Argentina caiga en esta descomposición social en la cual esta Venezuela :(
      Saludos.-

      Eliminar
  6. Jny Cabanzo Boudewynoctubre 02, 2012 12:08 a. m.

    Feita, lloro de impotencia y de pensar en como ayudarlos y saber que como mortal q soy, lo unico que podemos hacer por el momento es pedir a Dios que se cumpla lo mas justo y lo que por sentido comun deberia ser! Sabes q mis mejores deseos y mis bendiciones siempre los acompañan y que mi casa es tu hogar cuando lo necesites! Los quiero y los extraño muchisimo! Dios es justo y su tiempo perfecto, pidele con el corazon y no pierdas la fe, xq quien persevera vence! Los amamos mucho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feita!!!! que feliz de verte por aquí.
      Se que las puertas de tu casa esta abiertas para esta familia, nunca lo he dudado ;)
      También te quiero mucho y la bendición a los tres por allá y un abrazo para ti.
      Saludos.-

      Eliminar
  7. Ojalá los pensamientos buenos sirvan algún día para solucionar cosas como ésta, mientras tanto, sirvan para dar ánimos a vuestra familia por el lindo hogar que ya formaron ustedes. Al fin y al cabo es lo que está en nuestras manos, porque lo que quede en otras, siempre estará a expensas de ese otro sea digno de una buena ética.
    Mis mejores pensamientos con vosotros! Y me alegró saber que las cosas mejoraron con el trabajo del Papá!
    Abrazos de corazón!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabias palabras de una mama que Sabe!!! así es, nos queda seguir adelante con nuestros hijos...GRACIAS MIL VECES GRACIAS....
      Saludos.-

      Eliminar
    2. wow y pensar que estoy interezada en un apartamentpo de eso:(

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario!