23 febrero, 2015

Espiritu Badger, Espiritu Guerrero

Ayer domingo fuimos a un juego de basketball femenino universitario acá en Madison. Jugaban las chicas de la Universidad de Wisconsin, Madison (los #Badgers) contra las Wildcats de la Universidad Northwestern.

Fuimos por insistencia de mi esposo, que por razones de trabajo ha estado en varios juegos de ellas, así como del equipo masculino, el de hockey sobre hielo e incluso en uno de futbol americano.

Nadie más en casa había ido y la verdad yo tenía mis dudas, pues aunque en años pasados fui con Ale Papá muchas veces al futbol, digamos “nuestro”… el que aquí en Estados Unidos llaman soccer… y luego lo compartimos en familia, tenía tiempo sin ir a un evento parecido.

Y la verdad es que… ¡quede gratísimamente sorprendida!... lo pasamos genial. La organización, las instalaciones, el espectáculo de entretiempo, la banda de la Universidad animando con parte de su sección de metales y percusión, tocando muchas canciones chéveres y especialmente la “canción de pelea” “On Wisconsin!” que antes de ir vimos en internet que su última frase es we’ll win this game!! :), con los saltos del equipo de cheerleaders, con el juego en sí mismo, con ¡la mascota!!! “Bucky” Badger… todo fue demasiado bueno y entretenido.

Además estuvimos en excelente compañía pues los tíos Aura y Ben nos acompañaron, y Ben es alumno de UW Madison y por lo tanto un Badger más.
Lo que me animo a aceptar finalmente la invitación de Ale Papá fue que él me dijo una noche: mira, tenemos 3 niñas en casa y tenemos que hacer lo que sea para que ellas sean independientes, para que sepan que pueden hacer cualquier cosa que se propongan, y esto puede ser un ejemplo, pues son muchachas que estudian y compiten a un alto nivel, se trazan metas y las logran. ¿Cómo le decía que no después de eso?

Bueno, todas mis expectativas se superaron y las de las niñas (y Ale hijo además, claro) también.

Al punto que bailamos con la música, nos retratamos con Bucky, comimos hot dogs, y nos emocionamos con el juego, y hasta con las posibilidades de la vida. Con esto último quiero decir que la invitación que Ale Papá me hizo, surtió justo el efecto deseado. Amanda y Andrea llegaron a casa diciendo que querían jugar baloncesto cuando fueran a la Universidad… una dijo que no podía esperar a que llegara la primavera para comprar una pelota (dejamos la que teníamos en Miami :) ) para usarla en la cancha descubierta de la Escuela… cada una decía “yo soy esta” –señalando a alguna jugadora en el afiche que nos trajimos a casa- … otra se puso a dibujar las jugadoras a partir del afiche, y hoy un día después aún siguen con la fiebre.

El juego en si… no se ganó… pero las Badgers perdieron por solo tres puntos… y ¡en tiempo extra! Peleando duro hasta el final.


Ahora mis muchachitas, y mi muchachito tienen reforzado el concepto de que hacer las cosas “como una niña” no es para nada malo, y todos estamos un poquito más identificados con el estado en que estamos viviendo.


Saludos muy afectuosos.
Andreina,



14 comentarios:

  1. extranho el equipo femenino que teniamos el Miami Sol. que alegre se ve que pasaron!

    ResponderEliminar
  2. Yo estoy loca por llevar a mi hijo a un juego de baloncesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dejes pasar por mas tiempo, ve con tu hijo!!

      Eliminar
  3. Qué bien que aceptaste la propuesta!! sin duda, un gran día para todos y un aprendizaje tremendo.
    No me canso de repetir, qué linda familia!!!

    ResponderEliminar
  4. Que divertido! Se ve que disfrutaron muchisimo!

    ResponderEliminar
  5. Se nota que la pasaron bien chévere y que se divirtieron un montón!

    ResponderEliminar
  6. Que bueno que fueron a ver el juego, tus niños están enormes!

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué divertido! Nada mejor que pasar estos lindos momentos en familia. Las fotos están bellas

    ResponderEliminar
  8. Wow! Se ve que la pasaron genial. Menudo espectáculo!

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué buena y que sabia la reflexión de Ale Papá! Sin duda en una buena forma de motivar y de mostrar aprendizajes a los hijos.

    ResponderEliminar
  10. Parece que la pasaron genial! A mi me encantan los eventos deportivos, non dudaría un segundo en ir. Qué lindos momentos para disfrutar con los niños y promover el deporte.

    ResponderEliminar
  11. Que linda experiencia. Las niñas se ven felices. Te encuentro toda la razón que hay que incentivar a que las niñas sepan que son capaces de todo. Yo tengo 2 niñas también y es algo que me preocupa, me encanto la idea, voy a buscar algo en mi zona.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!