Secretos para planificar el menú


Necesito hacer esto: ¡organizarme con las comidas! ¿Por qué? les cuento; desde que estamos aquí nuestro día a día a cambiado mucho, los niños pueden -si quieren- desayunar en la cafetería del colegio donde también almuerzan. Esto aún es difícil de digerir para mí, pues siempre trato de balancear diariamente las comidas; por ejemplo si el desayuno fue mucho carbohidrato las siguientes comidas serán con poco, y así voy. Pero con los desayunos y almuerzos de la escuela no tengo control. Otra cosa que aún no asimilo del todo es que al no estar obligada a hacer las tres comidas diarias, el horario para estas es un gran desorden de lunes a viernes (los fines de semana siempre han sido bien relajados). Otra razón por la que debo organizarme si o si es que el temido “tengo hambre” o “que vamos a comer”, acompañados de los peros “eso no me gusta”… ahora pueden ser más frecuentes e impredecibles. 

Me parecen estas razones suficientes para decir ¡ya! y hacer algo radical. Así que desempolve unos secretos que leí hace tiempo aquí y los voy ajustar a mis nuevas realidades, en un lugar donde al contrario de mi país en los últimos años hay mucho que comprar, pero hay poco tiempo y mucho menos dinero que hace unos meses... a continuación los 12 secretos traducidos y adaptados a muchas realidades latinas :) 

Secreto Uno: Identifica todos las comidas y platos preferidos que a tu familia le gusta comer. Siéntate con lápiz y papel y haz una lista de todos estos alimentos. Asegúrate de preguntar a cada miembro de la familia, así obtendrás ¡Menos sorpresas y menos ceños fruncidos! 

Una vez que tengas una lista de las comidas favoritas de tu familia, es el momento de juntar las recetas en un solo lugar. Y entonces tenemos el secreto Dos: Organiza una carpeta, cuaderno o caja, con las recetas más útiles y queridas para una rápida referencia, guarda todo esto junto a tus libros de cocina en algún lugar de fácil acceso al cocinar. Si las recetas se encuentran en un libro de cocina, usa un marcador de página, para que sean más fáciles de encontrar. 

Ahora lo más divertido (después de comer, claro), prepara un calendario semanal o mensual (yo lo voy hacer semanal) con las comidas, con espacios vacíos para notas, lo que nos lleva al secreto Tres: que implica programarse y ajustarse al calendario. Asegúrate de incluir cualquier ocasión o evento especial, para facilitar las cosas al decidir cuándo y que comer. Si tienes un cumpleaños ese mes, es posible que desees hacer una nota acerca de las comidas o postres especiales que quieres hacer o si van a comer fuera del hogar. ¿Quieres hacer un esfuerzo extra? Cuando estés planificando agrega al menos una cosa que cada persona ame… de seguro esta sorpresa será bienvenida. 


Secreto Cuatro: se realista acerca de tu horario de disponibilidad. Mientras que una carne asada y pan casero un miércoles suena como un precioso regalo a mediados de semana, puede convertirse en un momento estresante si tu tiempo es muy comprometido ese día… Guarda las recetas más complicados para el fin de semana o un día en que de verdad puedas dedicarle tiempo. 

Secreto Cinco: Considera tus hábitos naturales de compras de comestibles ¿Eres tu alguien que le gusta y puede ir al mercado todos los días, o eres alguien que solo puede ir dos veces al mes; hay cerca de ti los sábados mercados de agricultores y /o puestos ambulantes de frutas y verduras; que otros factores como estos podrían influenciar que, como, cuando y donde compras? Con estas y otras consideraciones similares, ajusta tu calendario con tus fechas de compra. 

Ahora que estamos en Estados Unidos y aunque en mi zona no se ven muy diferenciadas las cuatro estaciones, estoy comenzando a valorar los alimentos según su fecha de cosecha, y eso va para el secreto Seis: come alimentos de temporada, con ello ahorras dinero y garantizas una variedad siempre cambiante de ingredientes frescos. Dependiendo de tu zona, hasta pudieras cambiar por completo el menú cada mes siguiendo esta práctica. Esto ayudara además a introducir a los niños a una variedad de alimentos sin derivar muy lejos de nuestro presupuesto. 

Una vez que nos habituemos al calendario llega el secreto Siete: las sobras se pueden convertir en otra comida rápida y fácil… solo debes dejar volar la imaginación cuando hagas el calendario. Por ejemplo un pollo asado se puede convertir en un pastel de carne, o en sopa, o en relleno de una arepa, o casi cualquier cosa, al día siguiente de haber sido un pollo asado ;) 

Como les comente arriba, debido a nuestro reciente cambio en el estilo de vida los desayunos y almuerzos son un gran desorden y confieso que hasta ahora no confío en la variedad y calidad de la comida que sirven en la cafetería del colegio de mis hijos, así que hago hincapié en este secreto Ocho: no olvidar en la planificación diaria de las tres comidas del día, la inclusión de dos meriendas sanas. 

Una vez que se tiene la lista de comidas ¡hagamos las compras estrictamente basadas en ella! Este secreto Nueve, es algo hemos escuchado un millón de veces, pero vale la pena repetirlo: ir de compras con una lista nos ahorrará mucho tiempo y dinero cuando se está en la tienda, porque es menos probable que compremos algo impulsivamente. La lista se puede separar por tipos de alimentos (frutas/verduras, carnes, charcutería, empacados/enlatados, etc.), y si además compramos en una tienda con la que estamos familiarizados no perderemos tiempo –y caeremos en menos tentaciones- buscando de un lado a otro. Se pudiera añadir algunos extras en la lista por si se consiguen con la grata sorpresa de las ofertas de la semana en su tienda. La tienda donde compramos frecuentemente acá en Miami Beach tiene los “espaciales de la semana” con precios que vale la pena tener en cuenta. 

Secreto Diez: recuerda que algunos alimentos frescos son más perecederos que otros. Toma en cuenta esto cuando estés planeando tu menú y las compras. Por ejemplo: si necesito cilantro para una receta que he programado para el viernes, no voy a querer comprarlo el sábado anterior, o descubriré cuando vaya a cocinar que este se ha marchitado antes de usarlo. 

Secreto Once: usa recordatorios, y que mejor para ello que poner el menú a la vista de todos. Puedes colgarlo en la nevera o usar una pizarra con tiza como si fuera un restaurant familiar en un boulevard :D , si tienen niños que aún no leen -como yo- pudieras hacer ilustraciones, o mejor aún pedirles que te ayuden hacer los “decores” (este es un término que inventaron mis hijos refiriéndose a decoración jeje). 

Por último, ten cuidado de ti misma con las cosas que planeas, es decir, el secreto Doce: mantén siempre unas cuantas comidas sencillas “de seguridad” listas para funcionar en el congelador o la despensa. Estas podría ser: un frasco extra de salsa para pasta y una bolsa de ravioles congelados como para cenas de emergencia, o simplemente para cuando estés demasiado cansada para algo más complicado. ¡Cualquier cosa para evitar pedir pizza por teléfono! 

El secreto relajado: Si después de leer esto aún sigues abrumada… has una programación menos formal. Por ejemplo, la semana pasada hice así: 

El lunes pasado me base en recuerdos de la infancia… es decir, recordé que en mi casa cuando era niña se comía caraotas cada lunes a la hora de almuerzo (se decía en mi pueblo que esto traería abundancia). Luego para el martes carnes y ensaladas, el miércoles italiano, el jueves de sopa, viernes de sobras, el sábado de comer donde y lo que sea, y el domingo es olla de cocción lenta. De esta manera tú siempre sabrás que hacer y, una vez más... ¡menos sorpresas y menos ceños fruncidos! 

¡Envíen muchos buenos deseos para mi hora de planificar el menú, que yo desde ya les envió mis buenos deseos! Y espero que seamos con estos consejos unos profesionales en muy poco tiempo.

Saludos muy afectuosos,
Andreina.





8 comentarios:

  1. Ya verás que será de un gran éxito. En casa siempre planificamos las comidas semanales y nos va genial así, con comida sana y variada. Así la próxima semana se vuelve a programar, algunos alimentos iguales pero con recetas diferentes, así tardamos mucho en repetir plato y cuando llega uno siempre estamos deseando comerlo. Si a eso añades hacer participar a los pequeños (dentro de sus posibilidades) en su elaboración y ayuda en la cocina, y hacer platos divertidos con los mismos ingredientes...será mucho más fácil.
    Por otro lado, no puedes pedir en el colegio que te den un listado de menú semanal para poder organizarte en casa? mi hija no come en el comedor del colegio pero tiene compañeros que sí y todas las mamás de hijos que comen en comedor tienen un listado con el menú semanal que van alternando cada mes, es decir, cada 4 semanas repiten plato pero no ingredientes, están cocinados diferentes lo que hace cambiar el plato. Además en los tablones de anuncio de los pasillos del colegio se puede leer los menús, están allí colgados todo el año. Te lo digo porque yo misma lo he mirado alguna vez para sacar ideas de menú, je je. Yo creo que si lo pides en el colegio no te pondrán problemas y te darán un impreso para poder ver qué comen exactamente, con qué frecuencia y cómo está cocinado. Eso te ayudará a organizar el resto de comidas para el día en casa para no repetir un día lo mismo o para que no haya falta de algún alimento necesario. Suerte! ya me cuentas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GuaOOO! Eres la primera persona que se inspira y escribe un comentario tan largo en mi blog -GRACIAS-
      Si, esto es algo que desde hace bastante tenia que hacer, y creo que llego el momento!!...
      En la pagina de Internet del colegio, cuelgan el menú, pero me he encontrado con la mala sorpresa que no siempre este concuerda con la vida real ( acompaño a los críos a desayunar) y aun no quiero hacer lió del asunto estamos nuevos en el cole y país.
      Gracias de nuevo por tu preocupación y buenos consejos :)

      Eliminar
  2. me encantò!!!!
    tbn lo harè, porque con el tema de los encargos, hago lo q se me venga primero y a veces tengo
    q salir tarde a comprar cosas corriendo pq tienen hambre, no quiero repetir platos y no tengo las cosas
    en mi heladera!
    muchas gracias Andre por compartir esto, seguro nos inspiras a todas
    besotes enormes amiga linda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuentame cuando lo hagas y me dices como te fue, Un beso grande para ti.

      Eliminar
  3. Bueno!!! Espero que mis menús semanales te ayuden, pero claro, con tanto lío de niños desayunando y comiendo fuera, te va a hacer falta un extra de organización.

    Duro con ello, ánimo!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ja ja ja si es todo un caso las comidas hoy dia en mi casa!! GRACIAS

      Eliminar
  4. Oishhh, pero que os pasa a todas con las organizaciones de los menús??? No paro de leer posts con organizadores, menús, ains, si voy a tener que hacerlo yo también!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que las comidas quitan tanto tiempo, pero son tan necesarias para no estar comiendo fuera de casa, un beso GRANDE!!

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario!