25 julio, 2013

A Catia La Mar por una diligencia

Desde que le conté a Ysabel (una de mis mejores amiga) de mi embarazo (el de Amelia) esta me dijo voy a Venezuela (está viviendo en España) antes de la fecha y te regreso tu cargador que ya no lo uso… pero ella llego a casa de sus padres en Cabimas y yo estoy viviendo en Caracas, así que tristemente no pudimos vernos, por lo que el cargador termino en la casa de su hermano que vive en Catia la Mar… desde entonces (hacia ya varios meses) tenía en mi lista de pendientes buscar el tan necesario cargador que me ayudo a tener los brazos libres mientras cargaba a Andrea y Amanda en su momento.

Acorde varios encuentros con Ray “el gordo” (que ya no es gordo) hermano de Ysa pero nada, el encuentro no se concretaba. Nació Amelia y el encuentro se torno mas difícil aun, pero….. Al aumentar la necesidad de tener brazos libres a la hora de salir sola con los cuatro niños el encuentro no solo tuvo hora y día sino que por fin se concreto.

Pero ese 7 de Julio tuvimos más que un cargador; Ray y Alejandra nos honraron con su compañía la cual se mezclo con la fuerza del mar fortaleciendo desde entonces hasta ahora mis días.


–¡GRACIAS GORDO Y ALEJANDRA!-

Saludos,
Andreina.



6 comentarios:

  1. Son unas fotos preciosas. Se nota que disfrutasteis a lo grande.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, como no tener fotos hermosas con esas sonrisas que las conforman ;)
      Un abrazo para ti y la pequeña burbujita!!

      Eliminar
  2. Qué felicidad al borde del mar!! Brindo por que siga tan radiante todos los días!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!