20 septiembre, 2012

Días que siempre recordaremos



¿Recuerdan el viaje que les comentaba a los llanos Venezolanos? Aquí están más imágenes y relatos de lo que estuvimos haciendo por allá. En esta entrega verán imágenes de algunas de las actividades que ofrece La eco-posada turística La Fe (hicimos todo por internet: reserva, selección de las actividades y pagos de los servicios), fueron solo dos días y una noche pero cada hora bien aprovechada, sigan leyendo y lo verán.
Llegamos el sábado al mediodía donde nos esperaba el almuerzo que nos dio la energía necesaria para comenzar con la apretada agenda. Nos trasladaron en un vehículo ex ejército transformado para transportar turistas, hasta el Hato (o hacienda) Masaguaral y allí hicimos un recorrido a pie para ver caimanes (cocodrilos) y tortugas en peligro de extinción que son criados para posteriormente ser liberados en su habitad natural; además tiene ganado porcino y vacuno suelto por los alrededores; se puede ver y escuchar una inmensa variedad de aves y estar rodeados de la vegetación sin deforestar de la zona.
 
 Después del recorrido nos fuimos de nuevo a la posada La Fe donde nos dimos un refrescante baño en la piscina, para luego disfrutar de nuestra cena (allí pedimos las dos rebanadas de quesillo que sirvieron de torta para cantar el cumpleaños de Andrea) después de muchas risas y bastante cansancio nos dimos un rico baño con agua tibia y a dormir profundamente hasta el domingo que teníamos una aun más apretada agenda.
 Ese día, en pie desde las 5:30 am y después de unas tibias y dulces tazas de café y/o café con leche nos fuimos sentaditos en la parte de atrás de una camioneta sintiendo la brisa y el olor de la mañana a ver el ordeño de la vacas. Llegamos y allí estaba la faena; corrimos entre el barro y el pupú de los “animalitos” a ver y hacer el ordeño. Después con los zapatos bien embarrados nos fuimos a ver como hacen el saladito y rico queso llanero. Pero gran parte de la familia se entusiasmo mas por ver a unos muy tiernos perritos que estaban acompañando a los becerritos que aguardaban su turno para amamantarse.
Partimos de nuevo a la posada donde nos esperaba un muy nutritivo desayuno criollo (¡el mejor desayuno del mundo! en mi opinión) comimos, reposamos una hora, y partimos a lo que yo creía sería rechazado por Andrea: montar a caballo ¡pero no! resulto ser una actividad altamente cotizado por los tres más pequeños. Yo estaba feliz de ver como los niños se estaban muy a gusto ¡con todo!...al final de la cabalgata nos esperaba el rio lleno de pirañas :o llegamos y con los salvavidas bien amarrados nos adentramos a la corriente de agua. Pero para sorpresa de todos lo primero que vimos fueron los nidos de aves que colgaban en los arboles inundados por el rio en épocas de lluvia, inclusive un Gavilán Caracolero -en Venezuela llamamos gavilanes a lo que en otros lugares llaman Halcones- hizo el amague de atacar el bote, pues tenía polluelos, según nos explico el guía. En general vimos y escuchamos muchos pájaros aun hasta en el tranquilo lugar que escogimos para iniciar la pesca que no dejo de ser un gran atractivo para los niños a pesar de que el único que saco un pez fue Alejandro papá. Regresamos bajo el muy caluroso sol del mediodía con muchas risas y fotos porque en un pequeño tramo del camino de regreso Alejandro hijo cabalgo el solo el caballo ;). 
 Una vez en la posada nos dimos un muy rápido baño en este orden ducha-piscina-ducha para después despedirnos de la posada con el almuerzo. 

El viaje hasta Caracas desde Corozo Pando (lugar donde está la posada) por carretera es de más o menos 5 horas, en el recorrido los tres niños durmieron profundamente la mayor parte del viaje. 

¡A viajar en familia! Conociendo tu país 

Saludos afectuosos 

Andreína 

Nota: nos vemos la semana próxima con más orden y fundamento siguiendo nuestra programación semanal (ver aquí ;)




10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Que te puedo decir!! son tantas las cosas que estamos viviendo: muchas veces con ganas de irnos pero con mas ganas aun de quedarnos a defender esta tierra ;)
      Saludos.-
      (tengo los ojos aguado mientras te escribo)

      Eliminar
  2. Un hermoso y bien aprovechado viaje. Me encantaron las fotos y por tus palabras, se nota que lo pasaron genial!

    ResponderEliminar
  3. Guau!!! Qué hermoso lugar, y seguro que serán unos recuerdos estupendos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grandes recuerdos tendremos todos (espero lo niños también) guardados en nuestra memoria ;)
      Saludos.-

      Eliminar
  4. Qué lindo viaje que hicieron... me morí de ternura con la foto de los niños durmiendo extenuados... Qué felicidad verlos así.
    Gracias por el apodo de "manos mágicas"... Beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si muy lindo y especial ;)....yo igual por eso tome la foto es que son tan bellos cuando duermen
      Saludos.-

      Eliminar
  5. Este Post y sobre todo las fotos me recordaron mucho cuando trabajé en el INTI y viajaba a cada rato a los llanos venezolanos, conocí mucha gente y viví grandes aventuras. Gratos momentos, aunque muy fuertes también sobre todo si se va en plan de trabajo. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venezuela tiene cada rincón! y la gente que se consigue es mas especial aun...La mayoría de los Venezolanos somo tan grandes y especiales como este país ;)

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario!