30 agosto, 2012

¡En Camaguan y sus alrededores!

Desde hace un año mi hermana mayor tenía la idea de llevarnos de nuevo a su pueblo de residencia: Camaguán, en los Llanos de Venezuela y, por locas razones el viaje no se concretaba, pero el 16 de agosto abandonamos todo en caracas y me fui con los niños a un viaje de varios días hasta allá; y conseguimos muchas cosas que no tenemos en nuestra casa, como por ejemplo la televisión por suscripción (y eso que somos nosotros los que vivimos en la capital). El no tener este servicio tan necesario en Venezuela por estos tiempos fue una decisión personal de Alejandro papá y yo. Pero en este caso tenerlo ayudo bastante ya que me toco cuidar de mis niños y de mi sobrino. Aun con esa tropa cocinar no fue problema pues en los Llanos se consigue buena comida para cada hora del día a un precio bastante bajo si lo comparo con Caracas.

Fuimos varias veces a la Plaza Bolívar de Camaguán (cada pueblo o ciudad en Venezuela tiene la suya), que en mi opinión debería ser reconocida como una de las que tiene mejor vista de todas en el país. Fue incapturable con el lente de mi cámara la belleza de la amplia zona que se ve desde allí, que en esta época de lluvia (el “invierno” Venezolano) se inunda con la crecida de los ríos en nuestro invierno y casas y arboles quedan cubiertos de agua por varios meses. Me cuenta mi hermana que ya los lugareños, conscientes de esto, dejan sus casas de esa parte y se van al pueblo hasta que bajen las aguas para volver sembrar y pastorear el ganado hasta el próximo invierno.

También fuimos una tarde a ver los Esteros de Camaguán una zona cuya vegetación es sabana herbácea y moriches, un tipo de palmera que se consigue solo en las llanuras venezolanas, y que en épocas de lluvia también terminan inundados. Allí me paso algo cómico que deja ver las diferencias de intereses entre generaciones… mientras yo busca el mejor lugar para ver y hacer la foto, los niños consiguieron mejor entretenimiento con plantas silvestres que cierra sus hojas al tocarlas “la dormilona”. Además durante los recorridos que hacíamos vimos en varias ocasiones como los animales invaden cualquier lugar y ellos eran también la máxima atracción para los niños.










Espero les hayan gustado las imágenes de este pequeño, cálido y agradable rincón de la tierra que mi hermana adopto como propia desde hace varios años ¿o la tierra la adopto a ella?... a veces no sabemos qué elemento influye más en el otro.

Cariños a todos,

Andreína

6 comentarios:

  1. Que lugar tan bonito, me encantaría ver un sitio así, invita a relajarse y soñar, bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los llanos Venzolanos son muy bonitos...¡estas invitada!
      Saludos.-

      Eliminar
  2. Hermoso mi pueblo... Buen articulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga! gracias y por allí vienen mas fotos :)

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Y muy tranquilo en un pueblo bastante amigable :)
      Saludos.-

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario!